Los diferentes prismas de Escándalo

Un pintor es el protagonista de la película Escándalo (Shubun) que Kurosawa rodó en 1950 como una crítica contra el periodismo sensacionalista que se había multiplicado en Japón al amparo de la nueva libertad de expresión que trajo la postguerra.

 

En esta película, el pintor Ichiro Aoye conoce a una famosa cantante de forma casual en las montañas, donde dos periodistas de una revista rosa les toman una fotografía e inventan una relación sentimental. A partir de ahí se desarrolla una historia sobre la privacidad, el poder de la prensa y la corrupción, a través de la figura de Hiruta el abogado aficionado al juego que llevará el caso del artista a los tribunales.

 

Mientras el personaje del atormentado abogado -interpretada por Takashi Shimura, quien protagonizará más adelante Vivir (Ikiru) obra cumbre del cine humanista de Kurosawa- fue cobrando vida, la cinta se convirtió en una historia sobre “la redención y superación personal”. Pero en su metraje esconde algo más…

 

¿Cómo encontrar una visión personal?

El hecho de que el protagonista sea un joven pintor moderno de estilo occidental le permite a Kurosawa, además, reflexionar sobre sus propias preocupaciones estéticas y la búsqueda de un estilo personal.

 

Curiosamente lo que disgusta a Ichiro Aoye, además de la falsedad de la relación amorosa que le imputan la prensa, es que comparen su estilo con el pintor fauve Maurice de Vlaminck. Por eso este film plantea también cuestiones como la integridad artística frente al contexto social y la necesidad de concebir nuevas relaciones entre el arte occidental y la cultura japonesa, más allá de la mera imitación.

 

AlhóndigaBilbao ofrece la oportunidad de acercarse a Escándalo desde estos diferentes puntos de vista. Disfrutando de una historia sobre los abusos de la prensa rosa, el soborno y el arrepentimiento en el Ciclo de Cine, el 20 de enero de 2011.

 

Y en la exposición “La mirada del samurái: los dibujos de Akira Kurosawa”, que se desarrolla del 16 de noviembre al 30 de enero, con una instalación audiovisual con tres proyecciones simultáneas que introducen la relación de Akira Kurosawa con la pintura y la imagen pictórica a partir de su propia cinematografía, tomando como punto de partida la película Escándalo.

2 respuestas a Los diferentes prismas de Escándalo

  1. Pingback: Kuro-san pintor | La mirada del samurái

  2. Pingback: Amour, estrellas y Escándalo | La mirada del samurái / Samuraiaren begidara

Los comentarios están cerrados.