Pequeña guía para los Sueños

El proyecto original de Kurosawa, que escribió este guión en solitario, contaba con once capítulos de los que tres se descartaron: uno en el que hombres y mujeres volaban lo que disparaba el presupuesto en efectos especiales, otro porque se centraba en un monje budista y su comprensión iba ser complicada para el público occidental y el último porque todavía resultaba una película demasiada larga y Warner Brothers, que había comprado los derechos de distribución, no quería un film que superase las dos horas.

Así que la película quedó dividida en 8 capítulos a modo de cortometrajes independientes, con un personaje en común que representa al propio Kurosawa y que se refiere a si mismo como Yo.

Primer sueño: La luz del sol a través de la lluvia. Un niño desobedece a su madre y sale en un día en el que los rayos de sol atraviesan la lluvia. Son en estas jornadas especiales en las que los zorros (kitsune) celebran sus bodas, ceremonias secretas que no deben ser contempladas por humanos. El niño es descubierto por estos espíritus del bosque y al volver a casa se encuentra que su madre no le permite entrar y que, además, le entrega una espada que los zorros han dejado para él. La mujer le pide que vaya a disculparse ante los zorros, aunque sabe que como fuerzas de la naturaleza no tienen sentimientos. De no lograr su perdón, el niño deberá suicidarse. La historia queda abierta…

Segundo sueño: El Huerto de duraznos. El mismo niño entabla conversación con tres melocotoneros (duraznos) talados antes del día de Hina Matsuri o la fiesta de las muñecas, que tiene lugar en primavera, cuando las flores están en pleno florecimiento. El muchacho descubrirá como las muñecas que se utilizan en esta celebración son el espíritu de los árboles, que perdonan el crimen cometido por sus padres por el amor del niño hacía los melocotoneros.

Tercer sueño: La Tormenta de nieve. Un grupo de montañeros se pierde en una tormenta de nieve. Una misteriosa mujer (la mítica y letal Yuki-onna) aparece de la nada e intenta atraer al último hombre consciente hacia la muerte.

Cuarto sueño (pesadilla): El Túnel. Un oficial del ejército japonés entra en la oscuridad de un túnel peatonal de hormigón, donde se topa con un perro de aspecto demoniaco, lo que no le detiene. Al llegar al otro lado descubre que alguien viene tras él: un soldado con la cara azul de la muerte.

El soldado no parece creer que esté muerto, pero el oficial lo convence y regresa a la oscuridad del túnel. Justo cuando piensa que ha visto lo peor, el oficial se encuentra con su tercer pelotón al completo. Trata de decirles que están muertos, y expresar su culpabilidad por dejarlos morir en la guerra. Decide entonces asumir su responsabilidad y volver a entrar en la boca oscura, seguido de nuevo por el temible perro, que en la guerra fue usado como antitanque cargado de explosivos.

Quinto sueño: Cuervos. Un estudiante de arte se encuentra con Van Gogh (interpretado por Martin Scorsese) y conversa con él, hasta que este desaparece, por lo que inicia un viaje a través de las obras del pintor tratando de encontrarlo.

Sexto sueño (pesadilla): El Monte Fuji en rojo. Una central nuclear cerca del Monte Fuji ha empezado a fundirse, tiñendo el cielo, lo que hace que millones de ciudadanos japoneses traten de abandonar la isla, pereciendo cuando la radiación les alcanza. Tres adultos y dos niños se quedan atrás, uno de ellos responsable de la central, a la espera de la muerte.

Séptimo sueño (pesadilla): El Ogro Llorón. Un hombre está vagando alrededor de un desolado terreno montañoso, donde encuentra a un oni (ogro en el folklore japonés), que ha mutado en un ser humano con un cuerno tras un holocausto nuclear.

Octavo sueño: El Pueblo de los Molinos de Agua. El protagonista llega a un pueblo donde cada casa dispone de su propio molino de agua y la tecnología ha quedado atrás. En él sus habitantes viven en armonía con la naturaleza y son extremadamente longevos.

El viajero se encuentra con un hombre que ha alcanzado la edad de 103 y que está arreglando la rueda de uno de esos molinos. El anciano explica que las personas de su pueblo decidieron renunciar a la contaminación que produce la tecnología moderna y optaron por regresar a una vida más sencilla y pura.

El sueño concluye con el cortejo fúnebre de una anciana en la que, en vez de lágrimas, hay música y cánticos, para celebrar el mejor final para una buena vida.

Una respuesta a Pequeña guía para los Sueños

  1. Pingback: Los sueños de Akira Kurosawa | La mirada del samurái / Samuraiaren begidara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s